Más del 40 por ciento de los centros de trabajo con seis o más trabajadores cuenta con delegados de prevención - previene - julio 2010 - InfoPrevención.FM
Previene

Número 42 del boletín mensual infoPrevención.FM Julio 2010

NOTICIAS   

Más del 40 por ciento de los centros de trabajo con seis o más trabajadores cuenta con delegados de prevención

Ministerio de Trabajo e Inmigración
 

9 julio  10 - Durante el pasado año, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) ha realizado la Encuesta Nacional de Gestión de la Seguridad y Salud en las Empresas (ENGE) dirigida a empresarios.

El objetivo principal de este estudio es obtener información fiable y representativa de la práctica de la gestión de la prevención de riesgos laborales en las empresas españolas. En concreto, sus objetivos específicos son: 1) Conocer los recursos y la organización preventiva con que cuentan los empresarios para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores; 2) Estimar la actividad preventiva de las empresas a partir de las acciones desarrolladas; y 3) Conocer la percepción que la empresa tiene sobre los riesgos laborales y sobre las obligaciones que la legislación establece para su control.

PRINCIPALES RESULTADOS

Algo más del 40% de los centros de trabajo con seis o más trabajadores cuenta con delegados de prevención. Es Industria el sector en el que con mayor frecuencia se señala la existencia de esta figura representativa en el centro de trabajo.

La modalidad de organización preventiva más frecuentemente adoptada por las empresas es el servicio de prevención ajeno (73%); y es así, independientemente del tamaño de plantilla de la empresa considerado. Mayoritariamente la empresa contrata este servicio con la sociedad de prevención segregada de su mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

La evolución de la organización preventiva en los diez últimos años (considerando las tres últimas ediciones de la Encuesta y excluyendo el sector Agrario para posibilitar la comparación) pone en evidencia, entre otros aspectos, que: ha aumentado el porcentaje de empresas que ha adoptado alguna modalidad preventiva; ha aumentado la presencia del servicio de prevención ajeno en todos los tamaños de plantilla considerados; y ha descendido la frecuencia de empresas de menos de seis trabajadores en las que la prevención es asumida por el propio empresario.

Respecto a las actividades preventivas, según los responsables de empresa, las más frecuentemente realizadas en los centros de trabajo son: los reconocimientos médicos (81%), la evaluación de riesgos (77% de todos los sectores excepto Construcción) y la elaboración del plan de prevención (65%). La actividad preventiva aumenta a medida que lo hace el tamaño de plantilla del centro; y, según actividad económica, Construcción e Industria (especialmente en Química) son los sectores que presentan mayores porcentajes en las distintas acciones preventivas consideradas. Otro factor que está relacionado positivamente con la realización de acciones preventivas es la presencia del Delegado de prevención en el centro de trabajo.

Una de las actividades preventivas más importantes y básicas que debe realizar toda empresa es la evaluación de riesgos; en este sentido, aunque la mayoría de los centros de trabajo han realizado esta evaluación, todavía el 20% señala que no la ha realizado. De los centros de trabajo que han llevado a cabo la evaluación de riesgos en todo o en parte del centro, el 84,4% indica que informa a sus trabajadores de los resultados de la misma y el 13,1%, que no lo hace.

En los dos últimos años, los aspectos más frecuentemente evaluados en los centros de trabajo han sido: la seguridad de las máquinas, equipos, materiales e instalaciones de trabajo (76%), las posturas de trabajo, esfuerzos físicos y movimientos repetitivos (75%) y el diseño del lugar de trabajo (mobiliario, espacio, superficies, etc.) (71%); además, estos mismos aspectos son sobre los que más se ha actuado adoptando medidas.

En lo que respecta a los planes de seguridad y salud en el sector de la Construcción, el 37% de las empresas, que actúan como promotores, elaboran los estudios de seguridad y salud. Cuando las empresas actúan como contratistas: el 55% de los centros elabora y actualiza el plan de seguridad y salud, y el 54% solicita a los subcontratistas la información necesaria para la adaptación del plan de seguridad y salud. Por otra parte, cuando la empresa actúa como subcontratista, en el 51% de los casos se indica que el contratista les pide la información necesaria para la adaptación del plan de seguridad y salud; y el 55%, que recibe del contratista la parte del Plan de seguridad y salud que les afecta.

Los aspectos que con mayor frecuencia se incluyen 'siempre' en los Planes de seguridad y salud son los relativos a la seguridad de las máquinas, equipos, materiales e instalaciones de trabajo (75%), a las posturas de trabajo, esfuerzos físicos y movimientos repetitivos (63%) y a los agentes físicos (ruido, vibraciones, radiaciones, temperatura y humedad, etc.) (57%). Por el contrario, los que con mayor frecuencia 'nunca' se incluyen son: los aspectos psicosociales y organizativos (horario, pausas, ritmo, estrés, etc.) (15%), los agentes biológicos (bacterias, protozoos, virus, hongos y parásitos) (14%) y las sustancias o productos químicos peligrosos, nocivos o tóxicos (12%).

En general, y particularmente entre las microempresas y pequeñas empresas, el empresario está poco familiarizado con la medicina del trabajo como disciplina preventiva, siendo para él más sencillo identificar actividades derivadas, como es el caso del reconocimiento médico. El 81% de los responsables de empresa afirma que, en el último año, a los trabajadores se les ha ofrecido la posibilidad de pasar un reconocimiento médico. La mayoría de los encuestados afirma que se trata de reconocimientos generales (64%) y sólo el 17% refiere que los reconocimientos tienen un carácter específico en función de los riesgos laborales.

Más de la mitad de los centros de trabajo ha realizado alguna actividad formativa sobre seguridad y salud en los dos últimos años (61%). Fundamentalmente la actividad formativa se ha impartido en las ramas de Construcción, Química y Metal y, según el tamaño del centro de trabajo, la actividad formativa aumenta a medida que aumenta su plantilla. El colectivo que en mayor medida ha recibido formación sobre seguridad y salud es el de los trabajadores en general (84% de los centros), seguido de los mandos superiores (69%), de las personas que desempeñan funciones específicas de seguridad y salud (63%) y de los mandos directos (60%); el personal de contratas ocupa el último lugar con un 25%.

Los riesgos para la salud, identificados por los responsables de empresa, varían en función de la naturaleza de la actividad, siendo el riesgo de accidente y el riesgo de naturaleza ergonómica los más frecuentemente reconocidos (40% y 38% de los centros de trabajo, respectivamente). En el 22% de los centros encuestados se han producido accidentes de trabajo y/o enfermedades profesionales en los últimos dos años.

Tanto en el caso de los accidentes leves con baja como en el de las enfermedades profesionales, lo más frecuente es que los trabajadores afectados continúen en el mismo puesto sin que éste se modifique (65% de los accidentes leves y 64% de la enfermedades), mientras que entre los accidentes graves lo más habitual es que el trabajador se reincorpore al mismo puesto una vez modificado (38% de los accidentes graves).

El 88% de los responsables de empresa no dispone de datos sobre los costes económicos de los accidentes producidos en su centro de trabajo, siendo el segmento de empresas más sensible hacia este tema el que cuenta con 250 y más trabajadores; a pesar de ello, sólo el 27% de las grandes empresas dispone de datos sobre la repercusión económica de los accidentes.

La interpretación causal que del accidente de trabajo hace el responsable de empresa es limitada, focalizándose claramente en dos factores: primero, causas relacionadas con factores de comportamiento en el desarrollo de la tarea (distracciones, descuidos, despistes o falta de atención -56,4%-) y segundo, causas relacionadas con los requerimientos físicos de la actividad (posturas forzadas o realización de sobreesfuerzos -36%-).

La valoración de la reglamentación actual en materia de prevención de riesgos laborales es, en general, positiva. Entre las características mejor valoradas de esta reglamentación destacan su eficacia y su aplicabilidad. Por su parte, los aspectos peor valorados son: su poca rentabilidad económica, su orientación al sector industrial y su orientación a las grandes empresas.

Las actividades más críticas con la reglamentación son: la Intermediación financiera, actividades inmobiliarias y de alquiler y servicios empresariales; la Construcción; y la Química. Por tamaño de plantilla, los centros de trabajo muy grandes, de 500 y más trabajadores, son los que con mayor frecuencia consideran excesiva la reglamentación actual; y los centros muy pequeños o pequeños son las que con mayor frecuencia la consideran poco rentable.

FICHA TÉCNICA

Población: Empresas de todas las actividades económicas con al menos un trabajador dado de alta en la Seguridad Social. La unidad de muestreo es la cuenta de cotización a la Seguridad Social y el marco muestral es el Censo de Cotización de Empresas de la Tesorería General de la Seguridad Social (actualizado a noviembre de 2008).
Ámbito: Todo el territorio nacional a excepción de Ceuta y Melilla.
Tamaño de la muestra: Se realizaron 5.147 entrevistas a responsables de empresa (directores, gerentes, administradores, etc.).
Procedimiento de muestreo: Estratificación de los centros según el tipo de actividad principal (agrupada en doce ramas) y la plantilla del centro de trabajo (agrupada en cinco intervalos). Para cada estrato se seleccionaron un mínimo de 400 cuentas de cotización, considerando para la afijación de la muestra el número de trabajadores en los estratos; el criterio de desproporción considerado ha sido la raíz cuadrada del número de trabajadores en cada estrato; la distribución territorial ha sido por comunidad autónoma en base a un muestreo semiproporcional. La selección de los centros de trabajo se realizó de forma aleatoria en cada uno de los estratos formados.
Técnica de recogida de información: cuestionario autocumplimentado.
Error muestral: Para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas) y P=Q, el error para el conjunto de la muestra es de ±1,39%.
Fecha de realización del trabajo de campo: Del 2 de febrero al 15 de mayo de 2009.





VOLVER

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando SIN permitir el USO DE COOKIES, no dispondrá de las anteriores ventajas. Para permitir el uso de cookies pulsa el botón “ACEPTAR”. Puede obtener más información, en nuestra POLÍTICA DE COOKIES


Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando o pulsa el botón “ACEPTAR”, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

¿Desea que su navegador recuerde la decisión de declinar el uso de cookies?
Si decide que el sistema recuerde su preferencia, la cookie que almacena esta información quedará en su ordenador de forma permanente.