Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia 5068/2009, de 24 de noviembre - previene - octubre 2010 - InfoPrevención.FM
Previene

Número 44 del boletín mensual infoPrevencion.FM Octubre 2010

INFORMACIÓN JURÍDICA   

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia 5068/2009, de 24 de noviembre

Ayuda Laboral
 

El 30 de enero de 2003, un trabajador sufrió un accidente de trabajo cuando realizaba unas obras de construcción en un Colegio de Vigo al caer por el hueco del ascensor, quedándole como secuelas además del traumatismo cráneo encefálico con conmoción cerebral, alteración de la memoria reciente en grado moderado y dificultades en la denominación. Por tales dolencias, por medio de resolución administrativa de la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social de 12 de julio de 2004 fue declarado en situación de incapacidad permanente absoluta, resolución administrativa que fue confirmada por medio de Sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Vigo de 1 de marzo de 2005, recurrida en suplicación.

El accidente ocurrió de la forma que sigue: cuando el trabajador se encontraba manejando el motor vibrador de hormigón, cayó hacia atrás por el hueco del ascensor desde una altura superior a los 12 metros, sin que se conozcan los motivos de porqué se acercó al hueco, aunque consta que el hueco carecía de protección o tenía una protección indebida de una sola barandilla de 90 cm.

En el acta levantada al efecto por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se impuso a la empresa una multa de 4.000 €, al considerar que se produjo una falta grave del artículo 12.16.f) de la Ley de Sanciones y Infracciones en el Orden Social, en su grado mínimo, en especial por la gravedad de los daños producidos por la deficiente protección.

En el presente recurso no se discute la existencia de infracción de medidas de seguridad por parte de la empleadora sino si el trabajador, ahora recurrente, coadyuvó en alguna medida a la producción del siniestro —tal como estima la resolución de instancia— y por lo tanto el recargo de las prestaciones acordadas debe fijarse en su cuantía mínima.

El relato fáctico, inatacado, pone de manifiesto que el accidente de trabajo sufrido por el recurrente se produce cuando 'encontrándose el trabajador manejando el motor vibrador de hormigón, cayó hacia atrás por el hueco del ascensor desde una altura superior a doce metros, sin que se conozcan los motivos de porqué se acerco al hueco, aunque consta que el hueco carecía de protección o tenía una protección indebida de una sola barandilla de 90 cm', igualmente se declara probado que la Inspección de trabajo sancionó a la empresa por tales hechos, por falta grave del Art. 12.16.f) de la LISOS en su grado mínimo, con multa de 4000 €. El juzgador de instancia, mantiene el 30% de recargo de prestaciones como adecuado con fundamento en que el trabajador, peón con experiencia, incurrió en negligencia al trabajar de espaldas al hueco.

Este Tribunal no comparte el criterio del juzgador de instancia con fundamento en los siguientes datos:

- La antigüedad del actor en la empresa era de seis meses tiempo que no justifica la calificación de trabajador con experiencia, máxime cuando no consta el trabajo que realizó con anterioridad para determinar un conocimiento de la actividad en el sector de la construcción lo que unido al hecho de que la categoría de peón no es precisamente de las que implican especiales conocimientos, sino que, por lo general tal categoría solo conlleva la ejecución de tareas de esfuerzo y en todo caso de simple ejecución, impide que pueda aplicarse al recurrente el calificativo de trabajador experto.
- En segundo lugar, no consta en el relato fáctico que al trabajador se le hubiera dado una formación específica para el manejo del vibrador de cemento o instrucciones claras sobre su uso, ni siquiera consta que lo hubiera utilizado con anterioridad.
- En tercer lugar se constata la deficiente, cuando menos, adopción de medidas de seguridad por parte de la empleadora quien, venía obligada a vallar en condiciones el hueco del ascensor, esto es proteger a sus trabajadores de la caída por el mismo, lo que evidentemente no realizó.
- En cuarto lugar, que la Inspección de Trabajo sancionó por estos hechos a la empleadora por falta grave con multa en su grado mínimo, y, por último señalar, que no existe ningún dato del que pueda deducirse que el trabajador utilizó de manera indebida el vibrador y la afirmación de que '(el trabajador), teniendo todos los medios a su alcance no puso los mínimos exigibles para salvaguardar su propia integridad' carece de sustento fáctico en dicha resolución, consecuentemente no existe dato objetivo alguno que justifique la imputada imprudencia al actor en la resolución recurrida venía obligada a vallar en condiciones el hueco del ascensor, esto es proteger a sus trabajadores de la caída por el mismo, lo que evidentemente no realizó; en cuarto lugar, que la Inspección de Trabajo sancionó por estos hechos a la empleadora por falta grave con multa en su grado mínimo.
- Por último señalar, que no existe ningún dato del que pueda deducirse que el trabajador utilizó de manera indebida el vibrador y la afirmación en sede jurídica de que '(el trabajador), teniendo todos los medios a su alcance no puso los mínimos exigibles para salvaguardar su propia integridad' carece de sustento fáctico en dicha resolución, consecuentemente no existe dato objetivo alguno que justifique la imputada imprudencia al actor en la resolución recurrida.

Expuesto lo anterior, la cuestión debatida queda ceñida a la determinación del porcentaje de recargo, pues la concurrencia de los elementos esenciales para la imposición del recargo no se discuten.

En orden a fijar los criterios de graduación en la responsabilidad empresarial, se ha de atender a conceptos normativos como la peligrosidad de las actividades, número de trabajadores afectados, actitud o conducta general de la empresa en materia de prevención, instrucciones impartidas por el empresario en orden a la observancia de las medidas reglamentarias etc.; consecuentemente con lo expuesto y dada la ausencia de instrucción previa al trabajador, la ausencia de medidas de seguridad adecuadas en el centro de trabajo, el resultado lesivo muy grave producido al trabajador junto con la calificación de aquella infracción de medidas de seguridad en el trabajo, como grave, hace que en coherencia con todo ello el recargo deba alcanzar el 40%, estimando en parte el recurso formulado y parcialmente la demanda rectora de los autos.

En consecuencia condenamos al demandado CONSTRUCCIONES; SL a que abone al actor un recargo del 40% en las prestaciones, constituyendo al efecto ante la TGSS el capital coste preciso y abonando las cantidades resultantes para la prestación de incapacidad temporal, desestimando en el resto la demanda formulada.


VOLVER

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando SIN permitir el USO DE COOKIES, no dispondrá de las anteriores ventajas. Para permitir el uso de cookies pulsa el botón “ACEPTAR”. Puede obtener más información, en nuestra POLÍTICA DE COOKIES


Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando o pulsa el botón “ACEPTAR”, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

¿Desea que su navegador recuerde la decisión de declinar el uso de cookies?
Si decide que el sistema recuerde su preferencia, la cookie que almacena esta información quedará en su ordenador de forma permanente.