Sentencia 1498/2010 de 14 de mayo de 2010. Tribunal Superior de Justicia de Asturias - previene - septiembre 2010 - InfoPrevención.FM
Previene

Número 43 del boletín mensual infoPrevencion.FM Septiembre 2010

INFORMACIÓN JURÍDICA   

Sentencia 1498/2010 de 14 de mayo de 2010. Tribunal Superior de Justicia de Asturias

Lex Nova
 

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Asturias confirma la sentencia de instancia y condena solidariamente a dos empresas por la responsabilidad en el fallecimiento de un trabajador por enfermedad profesional a una indemnización por daños y perjuicios.
El trabajador tuvo una larga vida laboral realizando trabajos con exposición a la inhalación de polvos de amianto y el Tribunal considera que el fallecimiento del trabajador por carcinoma pulmonar fue provocado por dicha exposición, aplicando la presunción de laboralidad de su enfermedad, quedando liberado así el trabajador de la necesidad de tener que acreditar la relación de causalidad.
Se establece en dicha sentencia que el daño en la salud de una persona expuesta a un ambiente con polvo dañino, capaz de desarrollar una enfermedad pulmonar, se produce durante varios años y nace de un conglomerado de actos que se van sucediendo paulatinamente y determina la existencia de un periodo de latencia en el que puede desarrollarse dicha enfermedad. De modo que la empresa es responsable por falta de medidas de seguridad y vigilancia de la salud adecuadas.

ANTECEDENTES DE HECHO:
En la sentencia figuran como hechos declarados probados los siguientes:
Que el trabajador falleció el 18 de noviembre de 2006, como consecuencia de un carcinoma de pulmón no OAT CELL escamoso, con nódulos metastáticos cerebrales y cerebelosos múltiples, con engrosamiento de pleura y metástasis hepática.

El trabajador empezó a prestar servicios en un empresa siderúrgica el 25 de enero de 1967, con la categoría profesional de Oficial de Albañil, hasta el 10 de diciembre de 1983. Causó baja con motivo de un expediente de regulación de empleo, incorporándose al Fondo de Promoción y Empleo del Sector Siderúrgico Integral. Con posterioridad prestó servicios para otra empresa siderúrgica desde el 1 de enero de 1989 hasta el 31 de enero y desde el 21 de febrero de 1991 de febrero de 1996.

Dentro del proceso de reestructuración de la siderurgia integral, a partir de 1994 se constituyeron sucesivas empresas que fueron asumiendo la actividad de las precedentes.

Durante la vida profesional, el trabajador, desempeñó tareas como albañil en refractarios, lo que implicaba trabajos de reparaciones y construcciones en instalaciones de la Factoría que fueran revestidas de material refractario, así como en la nave de refractario o “Nave de Cucharas”.

El departamento de ingeniería de mantenimiento de la primera empresa en la que el actor estuvo trabajando, elaboró en noviembre del año 1982 un estudio sobre la normativa existente sobre las condiciones en que debe utilizarse el amianto, estableciendo un plan de sustitución de tal material. El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social remitió a dicha empresa en febrero de 1986 los impresos oportunos para inscribirse en el registro de empresas con riesgo por amianto contestando en abril de ese mismo año que al haberse sustituido ya desde el año 1982 el uso y manejo del amianto por productos de base cerámica no existían trabajadores potencialmente expuestos a asbesto y que, por tanto, no debía inscribirse en tal registro.

En la reunión del Central de Seguridad e Higiene en el trabajo de la primera empresa siderúrgica, de fecha 20 de febrero de 1983, se informó acerca de la divulgación de las instrucciones en relación con el uso y manejo de materiales que contengan amianto en su composición, así como de la colaboración de los Técnicos de Seguridad en relación con el proceso de sustitución de tales materiales por los que tenían previsto comenzar a recibir entre julio y septiembre de 1983.
El 26 de octubre de 1983, en reunión del mismo comité, se propuso por uno de sus miembros la prohibición definitivas del uso del amianto y la sustitución de los elementos que lo contengan, proponiéndose y decidiéndose parte del Presidente cursar instrucciones para, a partir de abril de 1984, prohibir con carácter general el uso del amianto, salvo para aquellos trabajos específicos para los que no se disponga de un sustitutivo adecuado. En junio de 1987 se elabora unas “ Especificaciones básicas para los trabajos de demoliciones en los que existe riesgo de amianto”, que habían de ser cumplidas tanto por el personal de la empresa como por los contratistas.
Hasta 1982 se utilizaron prendas para la protección de los trabajadores al estar expuestos al calor, en cuya composición se incluía aproximadamente un 80 % de amianto.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
Frente a la sentencia de instancia que estimando parcialmente la demanda de los actores, condena solidariamente a dos empresas de siderurgia, donde el trabajador había desempeñado su puesto de trabajo, a abonarles las cantidades que figuran en su parte dispositiva, en concepto de indemnización por “daños y perjuicios”, derivados fallecimiento del trabajador.

Respecto a la enfermedad, el trabajador falleció por carcinoma pulmonar, no OAT CELL escamoso, con nódulos metásticos cerebrales y cerebelosos múltiples, con engrosamiento de pleura y metástasis hepática. Con estos diagnósticos, el juez de instancia ha estimado que la muerte de aquél fue provocada por una enfermedad originada por la exposición al asbesto amparándose para llegar a esa conclusión en el informe médico de una experta en neumología y en enfermedades derivadas de la asbentosis, según el cual la exposición al amianto puede dar lugar a una patología cancerígena. En el caso en cuestión el trabajador estuvo casi toda su vida laboral expuesto a los riesgos del amianto habiendo estado trabajando hasta el año 1996, cuando se jubiló, ya aunque intervenga otro factor de riesgo como el tabaquismo, el trabajador había dejado de fumar 24 años antes de fallecer por lo que el juez concluye con acierto que es mas influyente la exposición al amianto que el tabaquismo.

Se ha aplicado la presunción que se recoge en el artículo 116 de la LGSS al constatarse que el demandante tuvo una actividad relacionada y expuesta al amianto y que su muerte fue por una enfermedad listada, cual es el carcinoma de pulmón, presunción que libera al trabajador de la necesidad de tener que acreditar la relación de causalidad y que aunque admite prueba en contrario, en este caso no ha quedado desvirtuada.


VOLVER

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando SIN permitir el USO DE COOKIES, no dispondrá de las anteriores ventajas. Para permitir el uso de cookies pulsa el botón “ACEPTAR”. Puede obtener más información, en nuestra POLÍTICA DE COOKIES


Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando o pulsa el botón “ACEPTAR”, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

¿Desea que su navegador recuerde la decisión de declinar el uso de cookies?
Si decide que el sistema recuerde su preferencia, la cookie que almacena esta información quedará en su ordenador de forma permanente.