Sentencia de 23 de marzo de 2007. Tribunal Superior de Justicia de Canarias. - previene - julio 2010 - InfoPrevención.FM
Previene

Número 42 del boletín mensual infoPrevención.FM Julio 2010

INFORMACIÓN JURÍDICA   

Sentencia de 23 de marzo de 2007. Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Ayuda Laboral
 

D. José sufrió un accidente de trabajo el 27 de enero, cuando prestaba servicios para el Excmo. Ayuntamiento en el Servicio de Alumbrado Público como oficial electricista.

El accidente se produjo de la siguiente forma: El trabajador se encontraba dicho día subido a una escalera de aluminio doble deslizante, de 6´13 metros de longitud máxima, a una altura aproximada de 5 metros, la cual se encontraba apoyada en la pared para que pudiera colocar dos espárragos para posteriormente proceder a sujetar la farola que debía colocar en la fachada de una vivienda. Una vez concluida esta tarea el trabajador requiere la ayuda de otro compañero, D. Pedro, peón, para que le alcance la farola para proceder a su colocación, subiéndose éste unos pocos peldaños a la escalera para poder alcanzársela; en ese instante la escalera cede en varios puntos cayendo ambos operarios, quedando la escalera doblada en forma de 'L'.

La escalera dispone de zapatas o grapas y en un lado de la misma se indica que el peso máximo que puede soportar es de 150 Kg. El peso aproximado que soportó la escalera, incluida la farola, 20 Kg., además de los trabajadores, ronda los 190 Kg. El terreno donde se apoyó la escalera era una pendiente superior a 6º, careciendo la escalera de ganchos de sujeción, no sobrepasando en un metro los puntos superiores de apoyo.

A consecuencia de dicho accidente el trabajador fue declarado en situación de incapacidad permanente total para su profesión habitual.

El INSS dicta resolución a la vista del informe de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social, declarando la responsabilidad empresarial por falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo y por ello declara el incremento del 40% de las prestaciones de la Seguridad Social derivadas del accidente de trabajo con cargo exclusivo al Ayuntamiento.

Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por el Ayuntamiento demandante, siendo impugnado de contrario por la Entidad Gestora y por el trabajador codemandados.

Argumenta en su discurso impugnatorio, que no procede la imposición del recargo de prestaciones impuesto al Ayuntamiento porque debido a la actuación negligente del trabajador accidentado la relación de causalidad entre el accidente y la conducta omisiva del empleador se rompe.

Las infracciones administrativas en el orden social, es decir, las acciones y omisiones de los distintos sujetos responsables tipificadas en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, serán sancionadas a propuesta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social a través del correspondiente expediente administrativo por los órganos de dirección del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, según la cuantía de la sanción o, en su caso, por los órganos competentes de las Comunidades Autónomas.

El recargo no asegurable de prestaciones es una institución específica y peculiar de Seguridad Social de naturaleza híbrida, indemnizatoria y sancionatoria, compatible con las sanciones, sin que juegue el principio “non bis in idem”*, según sentencias del Tribunal Constitucional 'es una medida punitiva con finalidad preventiva compatible también con indemnizaciones derivadas de sentencia penal'.

El empresario no sólo debe dotar a sus trabajadores de mecanismos de seguridad, sino debe también impartir las oportunas órdenes sobre su utilización, instruir a sus trabajadores en el manejo de las máquinas, así como sobre los riesgos y los métodos para prevenirlos y vigilar el cumplimiento de las normas. Además debe vigilar a través de sus mandos intermedios que la forma de realización del trabajo es correcta y no comporta ciertos riesgos.

Ha quedado sobradamente acreditado que la Administración empleadora no puso a disposición del operario accidentado un equipo de trabajo adecuado para la labor que iba a desarrollar, trabajos en altura en un plano inclinado y además, no impartió a su operario la formación teórico práctica necesaria para que realizara su cometido profesional en las adecuadas condiciones de seguridad, ni vigiló que éstas se cumplieran.

Por lo tanto acreditado que el Ayuntamiento demandante se valía del trabajador accidentado para el desarrollo de su actividad, que el mismo puso a su disposición para ello un material inadecuado, una escalera de mano inapropiada y carente de los reglamentarios mecanismos de seguridad, y la relación causal entre dicho incumplimiento contractual y el daño causado trabajador accidentado, consideramos procedente el recargo del 40% de las prestaciones económicas que pudieran derivarse del accidente de trabajo sufrido por el trabajador D. José, por falta de medidas de seguridad.

* El principio “non bis in idem”, o más acertadamente llamado “ne bis in idem” significa que una persona no puede ser juzgada dos veces por la misma causa. El basamento de este principio procesal está dado por un principio superior, que es el de seguridad jurídica, que impide que alguien pueda estar indefinidamente sujeto a persecuciones litigiosas, cuando ya ha sido condenado y cumplido su condena o ya fue absuelto. Este principio no sólo se aplica en materia penal, sino también en lo civil y administrativo.

Es una resultante del principio de cosa juzgada, que hace que las sentencias definitivas ya no puedan ser revisadas ni intentarse otra vez la materia del litigio. Para que el “ne bis in idem” pueda invocarse debe existir identidad de sujetos, de objeto y de causa.


VOLVER

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando SIN permitir el USO DE COOKIES, no dispondrá de las anteriores ventajas. Para permitir el uso de cookies pulsa el botón “ACEPTAR”. Puede obtener más información, en nuestra POLÍTICA DE COOKIES


Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando o pulsa el botón “ACEPTAR”, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

¿Desea que su navegador recuerde la decisión de declinar el uso de cookies?
Si decide que el sistema recuerde su preferencia, la cookie que almacena esta información quedará en su ordenador de forma permanente.