Tribunal Superior de Justicia de Aragón - Sala de lo Social. Sentencia Nº 160/2008, de 27 de febrero - previene - diciembre 2009 - InfoPrevención.FM
Previene

Número 35 del boletín mensual infoPrevención.FM Diciembre 2009

INFORMACIÓN JURÍDICA   

Tribunal Superior de Justicia de Aragón - Sala de lo Social. Sentencia Nº 160/2008, de 27 de febrero

Poder Judicial
 

El TSJ desestima el recurso de suplicación interpuesto por una empresa de productos alimenticios demandada, contra la Sentencia de 30-10-2007 del Juzgado de lo Social núm. 1 de Zaragoza, dictada en autos promovidos en materia de conflicto colectivo.

La empresa fabricante de productos alimenticios, entregó a su comité de empresa una copia de un manual con normas básicas de higiene y buenas prácticas de fabricación, cuya norma 13, relativa al reconocimiento médico, establece que 'es necesario que el servicio médico disponga de un reconocimiento médico de los empleados que por su trabajo, estén directamente en contacto con los alimentos, al objeto de garantizar la seguridad alimentaría'.
El comité de empresa se opuso a estos reconocimientos médicos obligatorios, por considerar que no se ajustaban a lo dispuesto en el convenio colectivo aplicable y había sido elaborado unilateralmente por la empresa.

La sentencia de instancia estimó parcialmente la demanda, declarando el carácter voluntario de los reconocimientos médicos para el personal de la demandada, sin perjuicio de la excepción que a tal régimen voluntario establece el Art. 17 del convenio colectivo de la empresa demandada, en las condiciones y con los requisitos que la misma norma contempla, absolviendo a la parte demandada del resto de las pretensiones.

El Art. 17 del citado Convenio Colectivo establece que el reconocimiento médico 'se efectuará a todo el personal de la empresa que lo desee (...) De este carácter voluntario solo se exceptuarán, previo informe de los delegados de prevención, los supuestos en los que la realización de los reconocimientos sea imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre salud de los trabajadores o para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para el mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa o cuando sí esté establecido de una disposición legal en relación con la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad. Antes de comenzar la época de su realización, el comité de seguridad y salud determinará los protocolos específicos y pruebas que se tenga previsto realizar y, en todo caso, se deberá optar por la realización de aquellos reconocimientos o pruebas que causen las menores molestias al trabajador y que sean proporcionales al riesgo (...)'.

Por tanto, este precepto establece como regla general la voluntariedad de los reconocimientos médicos de los trabajadores de la empresa, con tres excepciones, la segunda de las cuales se refiere a los supuestos en los que el reconocimiento médico sea imprescindible para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para el mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa.

La mentada circular del servicio médico de empresa preveía la realización de reconocimientos médicos obligatorios con el fin de garantizar la seguridad del producto y la no transmisión de enfermedades infeccionas por parte de los trabajadores. Se trata de un supuesto subsumible en aquéllos en los que el Art. 17 de dicha norma colectiva permite la realización de reconocimientos médicos obligatorios.

Si en el convenio colectivo de la empresa demandada, el propio empleador pacta que en estos casos será necesario un informe previo de los delegados de prevención y el establecimiento por el comité de seguridad y salud de los protocolos específicos y pruebas a realizar, ello supone que la empresa demandada, partiendo de que estos reconocimientos son obligatorios para estos trabajadores, articula su operatividad con intervención del comité de seguridad y salud y de los delegados de prevención, lo que obliga a estar a lo pactado por ella misma, no habiendo infringido la sentencia de instancia el único precepto denunciado por la parte recurrente: el Art. 17 de la citada norma colectiva, por lo que procede desestimar el recurso, confirmando la sentencia de instancia.

Se condena a la parte recurrente al pago de las costas del recurso y a la pérdida del depósito.


VOLVER

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando SIN permitir el USO DE COOKIES, no dispondrá de las anteriores ventajas. Para permitir el uso de cookies pulsa el botón “ACEPTAR”. Puede obtener más información, en nuestra POLÍTICA DE COOKIES


Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando o pulsa el botón “ACEPTAR”, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

¿Desea que su navegador recuerde la decisión de declinar el uso de cookies?
Si decide que el sistema recuerde su preferencia, la cookie que almacena esta información quedará en su ordenador de forma permanente.