fraternidad.com
Urgencias: 900269269
Volver

prestación económica por contingencia profesional

La prestación económica que Fraternidad-Muprespa proporciona con motivo de una Incapacidad Temporal derivada de una contingencia profesional trata de cubrir la falta de ingresos que se produce cuando el trabajador, debido a un accidente de trabajo o enfermedad profesional, está imposibilitado temporalmente para trabajar y precisa asistencia sanitaria.

Esta prestación económica está incluida dentro de la acción protectora del Régimen General y de los Regímenes Especiales de la Seguridad Social.

Pago delegado de la prestación

Una vez que se determina la situación de Incapacidad Temporal del trabajador a raíz de la baja médica, se produce la suspensión del contrato de trabajo, cesando la obligación de remunerar el trabajo por parte de la empresa, y manteniéndose, sin embargo, la obligación de cotizar.

A partir de ese momento, la empresa debe efectuar el pago de la prestación en el llamado régimen de pago delegado. Las cantidades proporcionadas serán posteriormente recuperadas, descontándolas del importe de las cuotas de cotización del conjunto de sus trabajadores.

Cuantía de la prestación

Desde el día siguiente al de la baja médica, el trabajador accidentado percibirá, mediante pago delegado, un subsidio equivalente al 75% de su base diaria de cotización.

Pago directo de la prestación

Durante la situación de Incapacidad Temporal pueden darse una serie de circunstancias que den origen al pago directo del trabajador por parte de Fraternidad-Muprespa, como son:

  • Extinción del contrato laboral
  • Incumplimiento de la obligación por parte del empresario del pago delegado
  • Trabajador que supera los 6 meses de baja médica, perteneciendo a una empresa con menos de 10 trabajadores
  • Prórroga expresa del INSS a partir de los 12 meses de duración de la baja médica
  • Agotamiento del plazo máximo de la prestación de 18 meses de duración
  • Trabajadores de Regímenes Especiales

Duración de la prestación

La prestación económica tendrá una duración máxima de doce meses prorrogables por otros seis, cuando se presuma que durante ellos el trabajador puede ser dado de alta médica por curación.

Una vez agotado el período máximo de Incapacidad Temporal (18 meses), se examinará necesariamente, en el plazo de tres meses, el estado del trabajador a efectos de su calificación como inválido permanente (incapacidad permanente). No obstante, en aquellos casos en que continúe necesitando tratamiento médico y la situación clínica del interesado no se considere definitiva, podrá demorarse la citada calificación, si bien, no podrá rebasar los 24 meses.

Portal Clásico
MCSS nº 275 - © Fraternidad-Muprespa 2016