Afiliación a la Seguridad Social: un semestre para olvidar

Afiliación a la Seguridad Social: un semestre para olvidar

Te interesa

El primer semestre de 2020 nos ha dejado un panorama desolador desde casi todos los puntos de vista -sanitario, social y económico-. Las noticias no son buenas y las previsiones de los expertos tampoco parecen nada optimistas. España está siendo uno de los países más afectados por la pandemia, con unos indicadores económicos convertidos en una losa a punto de aplastarnos. 

La deuda pública -1,26 billones de euros- ya se encuentra por encima del PIB nacional en 1,5 puntos. Las peores predicciones para este dato superan el 115%, pudiendo llegar el endeudamiento hasta el 120%.

En el último informe de la AIReF sobre la ejecución presupuestaria, deuda pública y regla de gasto estiman que «la ratio de deuda sobre PIB se situaría en un rango entre el 117,6 y el 123,2% en 2020 y entre el 118,7 y el 125,7% en 2021, desviándose completamente de las sendas proyectadas a principio de año».

Sobre las perspectivas de la economía mundial del FMI, en el caso del PIB español, solo comentar que resultan decepcionantes, pues podría retroceder hasta 12,8% en 2020, según este organismo internacional.
El paro se acelera y la previsión de la tasa de desempleo de la OCDE coloca a nuestro país en una posición escasamente alentadora respecto al resto de integrantes de la organización, entre un 21,8% y un 25,5% de paro, dependiendo de si el bicho C-19 se controla o rebrota en el próximo otoño. 

A la vista de este último indicador y la evolución prevista, las actuales cifras de afiliación de trabajadores al Sistema de la Seguridad Social, al cierre de este primer semestre, ofrecen respuestas que, en principio, nos harían pensar en una cierta incongruencia, ya que a 30 de junio el descenso de afiliados en el período interanual solo es del 5%, concretamente 974.419 trabajadores registrados menos, contabilizando todos los regímenes. Como ya sabemos, esto se explica por el hecho de que tanto los trabajadores del régimen general afectados por un ERTE por fuerza mayor, como los autónomos que están percibiendo la prestación extraordinaria C-19 por cese de actividad, se consideran afiliados.