patinete

Cambios en la normativa para vehículos de movilidad personal

Seguridad vial
Autor
Fraternidad-Muprespa

El día 2 de enero de 2021 ha entrado en vigor la nueva regulación de los vehículos de movilidad personal que recoge el nuevo Reglamento general de conductores, y que están definidos como vehículos de una o más ruedas, dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima comprendida entre 6 y 25 km/h.

Esta definición, que excluye a los vehículos para personas con movilidad reducida, conlleva que queda prohibida su circulación por las aceras y por las zonas peatonales y que tendrán que cumplir las normas de circulación como el resto de vehículos, quedando también vedada su circulación en vías interurbanas, travesías, así como autopistas y autovías que transcurran dentro de poblado ni en túneles urbanos.

Además para poder circular los vehículos de movilidad personal deberán disponer del correspondiente certificado de circulación que acredite que cumplen con una serie de requisitos técnicos.

Su llegada a las ciudades supone una novedad en la forma de moverse pero también la posible aparición de un mayor número de lesiones entre los usuarios. Con el aumento de la utilización de los patinetes son muchas las personas que acuden a la consulta de su médico con fracturas o contusiones en muñecas, tobillos, rodillas o cuellos. Por ello es importante ofrecer algunas recomendaciones básicas para prevenir accidentes con este nuevo medio de transporte en las ciudades:

  • Llevar protección: la mayoría de las lesiones ocasionadas por accidentes de patinete eléctrico se producen en la cabeza. En estos casos, la velocidad a la que se circula es clave para calcular la gravedad de las consecuencias. Aunque la mayoría de casos son leves, algunos pueden causar hemorragias intracraneales. Algunas caídas al suelo también pueden provocar lesiones y fracturas en la muñeca o el codo.
  • Ser prudente en las frenadas: cuando se apoya el pie para frenar o girar se suelen producir las lesiones más graves. En estos casos el pie frena bruscamente y se pueden producir fracturas en la tibia o el peroné. Muchas de estas roturas conllevan una inmovilización temporal o incluso una operación, con su consecuente periodo de rehabilitación y recuperación.
  • Respetar las normas: la convivencia entre peatones, patinetes y vehículos no siempre es fácil. Es muy común el atropello de peatones por parte de los patinetes, ocasionando lesiones de rotura de cadera en ciertas ocasiones. Por otro lado, los patinetes también pueden ser arrollados por vehículos, en estos casos a mayor velocidad el traumatismo es mayor.
  • Tener en cuenta las condiciones meteorológicas: en condiciones de lluvia o viento el tráfico aumenta y con ello la posibilidad de accidente. En estos casos es recomendable extremar la precaución y así evitar caídas y contusiones innecesarias.

En Fraternidad-Muprespa disponemos de un gran número de infografías y trípticos en nuestro portal Previene  con temas relacionados con la seguridad vial laboral que te animamos a consultar, como es el caso de nuestra infografía Decálogo de seguridad para patinetes eléctricos.