.
PROMOCIÓN DE LA SALUD

Desconectar

Autor: Fraternida-Muprespa

Multiples estudios refuerzan la idea de que las vacaciones deben tomarse realmente en serio. Que sólo desconectando la mente es capaz de vaciarse para, después, poder volver a llenarse.

Aunque de nada servirá no ir al trabajo, si no dejamos de pensar en él, debemos entender que el cerebro ha creado automatismos y ha generado rutinas para adaptarnos a las situaciones tensas.

A continuación encontrarás algunas claves para desconectar del trabajo, ponlas en práctica y disfruta de tus vacaciones:

  • Deja todas tus tareas y asuntos cerrados en la medida de lo posible: cuando tenemos la sensación de dejar “algo inacabado” nuestra ansiedad se dispara. Además es posible que sintamos temor a que se desencadenen imprevistos por asuntos pendientes, esto ocupará nuestra mente y nos impedirá desconectar. Por ello, dedica la última semana a cerrar proyectos y aplazar todos los nuevos hasta la vuelta de vacaciones.
  • Delega y prevé los posibles imprevistos que puedan surgir: es importante que dejemos a una persona de confianza a cargo  de estos asuntos de esta manera tendremos tranquilidad.
  • Dosifica las horas de aparatos electrónicos: los móviles, apps y redes sociales nos generan estrés. Esa necesidad que tenemos de estar informados de forma inmediata de lo que ocurre en el mundo nos desvincula de nuestro propio mundo. Sólo un impacto y en el cerebro se desencadenará aquello de lo que tratamos de huir. No es tema baladí: algunos países prohíben ya desde hace varios años que, por ejemplo, los jefes manden correos a sus trabajadores fuera del horario laboral.
  • Recupera horas de sueño: el sueño nos ayuda a mejorar nuestro sistema inmune, nuestra piel, nuestra circulación, etc.
  • Practica deporte y actividades al aire libre: de esta manera le darás a tu cuerpo la oportunidad de regenerarse y permitirás a la mente cargar pilas. Las endorfinas que se generan realizando deporte te ayudarán a mantener una actitud relajada y positiva.
  • Cuida la dieta: incluye en tus comidas frutas y verduras de temporada. Te ayudarán a nutrir tu organismo y te sentirás mejor.
  • Déjate fluir: dedica unos minutos diarios a estar solo, en silencio, y abstraerte disfrutando de la naturaleza o programar actividades sociales, culturales... contribuirá a reforzar la efectividad del descanso.

Debemos aprender a desconectar poco a poco, dejar tiempo a la improvisación, a la imaginación, al descanso; ya llegará septiembre... pero más vale que llegue después de haber dedicado el tiempo que necesitas para disfrutar de tus vacaciones.