Aula de prevencion

Infografía Regla de Oro 6: mejorar competencias

Vision Zero
Autor
Departamento de Prevención y Desarrollo de la Cultura de la Salud

Hoy en día, siguiendo las tendencias de recursos humanos y diferentes reclutadores, las personas no están en el mismo trabajo durante toda su vida laboral. Se imponen los cambios y mejoras en los empleos, en esta rotación, al cambiar de un trabajo a otro, lo que un trabajador se lleva consigo es la formación recibida. Todo lo que haya aprendido en el empleo anterior pasará a formar parte de su experiencia, algo que es realmente valioso. Aunque nuestra lengua es muy rica, el término anglosajón es muy descriptivo: "know how", el saber hacer, la experiencia, el cómo se hace, las capacidades, los conocimientos adquiridos...

Esta sexta regla de oro está enfocada a la mejora en la formación que a su vez redundará en desarrollar las competencias del personal y por tanto de la empresa en su conjunto, para ello nos va dando medidas que deberemos aterrizar en cada empresa. Como siempre decimos, Vision Zero es flexible, se puede aplicar en cualquier tipo de empresa, nos da pautas generales que luego deberemos particularizar en cada compañía.

competencias

No se trata de hacer cursos a lo loco, ni de realizar una gran inversión económica, se trata de realizar un plan de formación para los diferentes estadios laborales de todos los trabajadores en la compañía. Nos referimos a incluir la formación como parte de un valor estratégico de la empresa, por ejemplo:

  1. Al inicio de la andadura profesional en la compañía. Plantear un programa de mentoring, de modo que los profesionales más experimentados enseñen cómo se debe realizar el trabajo, evitando así que los nuevos trabajadores cometan los mismos errores una y otra vez. Realizar formaciones explicando qué hace la compañía, cuales son los objetivos, política, misión, visión, valores favorecerá que todo el personal entienda cual es su trabajo. Es en estos primeros meses, en los que estadísticamente suceden más accidentes, por tanto, vamos a pararnos brevemente, formar al trabajador y así evitaremos males mayores.
  2. Realizar un plan de formación a lo largo de la carrera de cada empleado, se trata de descubrir el talento interno, de favorecer las habilidades de los trabajadores. Esta formación deberá ser eminentemente práctica, poco generalista, adecuada a las máquinas y lugares de trabajo específicos de cada empresa.
  3. Revisamos de forma continuada la capacitación del personal, innovando, nos fijamos en las bajas de larga duración cuando se reincorporan de nuevo al puesto de trabajo, refrescando su formación. Con estos nuevos conocimientos, las personas podrán optar a nuevos puestos de trabajo o bien conocerán nuevas formas de realizar su trabajo de forma más eficiente lo que siempre redundará en su plan de carrera.
  4. Antes que un trabajador abandone la compañía nos aseguramos de que sus conocimientos son transferidos al equipo. En estos casos al perder un recurso valioso, somos conscientes de que algún conocimiento o forma de realizar el trabajo perdemos, se trata de mitigar todo lo posible ese relevo para minimizar el impacto.

Aumentando la formación, entramos en un círculo beneficioso, mejorando los conocimientos, aumentamos las habilidades y nos sentimos parte del equipo, sentimos que la empresa apuesta por nosotros, mejorando el compromiso, en el sentido más positivo de la palabra: engagement.

Desde Fraternidad-Muprespa ponemos a disposición de nuestras empresas asociadas todos los recursos de que disponemos para que de forma gratuita sus trabajadores se formen, por ejemplo, mediante cursos online que podrá encontrar en el aula de prevención.