manejo de pacientes

NTP 1.142: Método Dotte, ergomotricidad práctica para evitar TME en sanitarios

Ergonomía
Autor
Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST)

Continuando un mes más con la campaña iniciada por EU-OSHA: Trabajos saludables, relajemos las cargas, traemos hoy a nuestras noticias una nueva nota técnica de prevención publicada por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) relacionada con los trastornos musculoesqueléticos (TME) que afectan a los trabajadores del sector sanitario en cuanto a movilización de pacientes.

NTP 1.142 Ergomotricidad práctica ante TME del personal sanitario: método Dotte

La movilización de los pacientes puede constituir, para algunas categorías del personal sanitario, una tarea que se puede convertir en muy dura por lo que necesitamos herramientas para estar preparados. A esta realidad de carga física que es parte fundamental del trabajo hospitalario, hay que añadir que de forma habitual se le une la presión en el servicio, ritmos frenéticos que se deben a diferentes factores de la organización del trabajo. 

El método Dotte es una metodología de trabajo práctica que puede ayudar a los profesionales sanitarios en el conocimiento de técnicas seguras y sencillas de desplazamientos del cuerpo humano.

Objetivos que persigue:

  1. Prevenir lesiones musculoesqueléticas del personal asistencial.
  2. Conocer el uso de procedimientos básicos para una movilización segura.
  3. Trabajar conceptos ergonómicos orientados a garantizar la seguridad y el confort, tanto de la persona atendida como del profesional.
  4. Adquirir habilidades posturales y gestuales no lesivas.

Los movimientos y trayectorias en las que se basa este método se basan en el desplazamiento espontáneo que se define como:

  • Conjunto de gestos y trayectorias realizados por una persona sana para efectuar un desplazamiento o cambio de posición de manera más sencilla.
  • Movimiento innato que se efectúa sin recibir instrucciones.
  • Hay varios elementos invariables que justifican que se deba respetar este desplazamiento de referencia para favorecer el movimiento.
  • Integrar en una economía de esfuerzo del profesional el aumento de la colaboración del paciente.

Además del desplazamiento espontáneo, el método profundiza en la ergomotricidad mediante la adopción de una serie de posturas y gestos propios, que bien ejecutados, constituyen un factor clave de seguridad.

Según este método existen cinco posturas y cuatro gestos definidos, si bien en movilización de pacientes las más utilizadas son tres posturas y tres gestos:

método dotte

En todas ellas es necesario mantener la espalda recta y las curvas fisiológicas para no hacernos daño.

Las posturas se describen como:

  1. Banqueta: profesional estabilizado sobre las extremidades inferiores, aplomadas a la anchura de la pelvis, los talones pegados al suelo, la espalda recta y los muslos casi horizontales (pueden servir incluso de superficie de apoyo). En esta postura se realizan gran parte de las movilizaciones a los pacientes.
  2. Caballero sirviente: el profesional con una rodilla flexionada a 90°; la otra en contacto con el suelo, con las puntas de los dedos en flexión. Esta postura permite trabajar en un plano bajo, como es el suelo, de una manera segura.
  3. Finta lateral: en posición de pie, espalda recta, pies separados y bien apoyados en el suelo, ligeramente orientados hacia el exterior, con una rodilla en flexión y la otra estirada. Al ejecutar la acción, la posición se invierte. El lado flexionado siempre corresponde al lado de la carga. Esta postura su utiliza en todos los movimientos de enderezamiento, tanto en la cama, como en la silla.
  4. Rappel: a partir de una posición de banqueta, traslado del peso hacia atrás utilizando al paciente como contrapeso.
  5. Arquero: gesto de tracción diagonal hacia arriba, con el codo en flexión y la mano cerca del busto.
  6. Sillita: Acción de sostén en posición de pie, efectuada con el muslo de una de las extremidades inferiores semiflexionada y apoyada en el suelo con la punta del pie.

Así vemos que mediante el entrenamiento en diferentes posturas, podemos conseguir la reducción y en algunos casos eliminación de la fuerza aplicada en algunas transferencias de peso, disminuyendo así los TME. Somos conscientes de que la técnica avanza de una forma exponencial pero siempre existirán intervenciones físicas directas por parte del personal sanitario con los pacientes, de modo que creemos que una filosofía de trabajo segura es la única forma de disminuir los efectos de los TME.

En Fraternidad-Muprespa ponemos a disposición de nuestras empresas asociadas nuestro aula online con cursos gratuitos, como el taller de espalda. Por otro lado, siempre tratamos de innovar y desde un punto de vista holístico de la prevención os recomendamos el itinerario saludable Caminando hacia el bienestar, donde podrás encontrar contenidos saludables, así como vídeos, rutinas, talleres, cursos, que de forma gratuita te ayudarán a mitigar los trastornos músculo-esqueléticos así como a favorecer la salud de forma integral. ¡Inscríbete!.