seguridad vial

Vision Zero aplicado a seguridad vial

Vision Zero
Autor
VisionZeroNetwork

Descubrimos otra forma de implementar los principios de que consta Vision Zero: reducción de las muertes por accidente de tráfico y sus consecuencias.

Desde el año 1990, en Suecia, se viene utilizando esta estrategia, consiguiendo notables resultados: las muertes por accidentes en carretera se han reducido a la mitad. Muchas ciudades de América del Norte se han sumado desde entonces a esta campaña, implementando medidas que han llevado a la reducción de la siniestralidad vial de forma significativa. Vemos el ejemplo de Seattle o Nueva York, donde se han implementado programas con el objetivo de conseguir cero muertes por accidentes de trabajo. Para ello se han implantado programas de seguridad vial, señales, reducción de velocidad en ciertas calles, entre otras...

Vision Zero no es un slogan, no es un titular, no es un programa.

Es fundamentalmente, una forma nueva de enfocar la seguridad vial.

En este caso, para ser una ciudad Vision Zero, se deben cumplir ciertos requisitos, entre los que se encuentran:

  • Crear un liderazgo comprometido con la reducción de siniestralidad, cooperativo y responsable
  • Generar comunicación bidireccional entre los líderes de la comunidad y los gremios del transporte urbano, policía y miembros de la comunidad
  • Realizar estudios de datos para obtener resultados y tendencias para así lograr evaluar los riesgos
  • Priorizar igualdad y compromiso de la población
  • Disminuir la velocidad hasta niveles seguros
  • Proponer fechas para los objetivos que se quieren conseguir

Para encontrar todos los datos y más información sobre esta red de ciudades que aplican la filosofía Vision Zero, podéis acceder al link adjunto.

En un escenario más cercano la Comunicad Europea propuso en 2018 el tercer paquete de medidas a favor de la seguridad vial para el período 2021-2030, con el que se podrían salvar hasta 10.500 vidas en las carreteras europeas, reduciendo a la mitad los accidentes mortales en las vías europeas para 2030, el objetivo más ambicioso es alcanzar cero accidentes mortales 2050.

A nivel del gobierno de España, el objetivo cero desarrollado es el que se formuló a través del Plan estratégico de Seguridad Vial 2011-2020, además de incluirse en la Misión, Visión y Valores de la Dirección General de Tráfico (DGT) como parte fundamental de su política corporativa.

Recientemente la DGT presentó los datos de accidentabilidad ocurridos a lo largo de 2018, 1.072 accidentes mortales en vías interurbanas, en los que han fallecido 1.180 personas. En esta comparecencia el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska recalcó que el aumento en el número de accidentes mortales no depende del aumento en los viajes, ni en el censo de conductores, ni en el parque de vehículos:

El índice de siniestralidad depende de las personas que se ponen al volante, de la educación, de las medidas de seguridad adoptadas y de las medidas de vigilancia y control del cumplimiento de la normativa. Toda la normativa de seguridad vial tiene que tener en cuenta dos aspectos: la falibilidad del ser humano, es decir, que todos tenemos fallos y la vulnerabilidad de los seres humanos. (F. Grande-Marlaska).

concluyó el Ministro, en línea con la filosofía que nació en Suecia sobre Vision Zero o Sistema Seguro.

Fraternidad-Muprespa en su afán de innovar y ayudar a sus asociados en la mejora de su siniestralidad, se suma a este esfuerzo de trasponer esta filosofía, ya consolidada hace años en las ciudades de Estados Unidos e iniciada en Suecia, al universo preventivo, además utilizamos la última tecnología disponible para realizar nuestros Talleres de Seguridad Vial con realidad virtual inmersiva.