Sentencia núm. 3710/2009 Tribunal Superior de Justicia Galicia (Sección 1) 24-07-2009 - previene - febrero 2010 - InfoPrevención.FM
Previene

Número 37 del boletín mensual infoPrevención.FM Febrero 2010

INFORMACIÓN JURÍDICA   

Sentencia núm. 3710/2009 Tribunal Superior de Justicia Galicia (Sección 1) 24-07-2009

Aranzadi
 

El TSJ estima el recurso de suplicación interpuesto por la parte codemandada contra Sentencia del Juzgado de lo Social núm. 1 de Ourense, en autos promovidos sobre recargo de prestaciones, que es revocada.

Ha de subrayarse el hecho de que la obligación preventiva del empresario en el esquema de la Ley 31/1995, de prevención de riesgos laborales, es la de adoptar «cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores». Si una medida es necesaria para obtener un nivel de riesgo tolerable, la misma ha de ser adoptada obligatoriamente, sin que quepa, que el empresario se limite a cumplir con concretas prescripciones reglamentarias, si se acredita que con ello el nivel de protección resulta insuficiente.

De éstos preceptos se infiere, y así lo mantiene el Tribunal Supremo, que el deber de protección del empresario es incondicionado y, prácticamente, ilimitado, pues debe adoptar las medidas de protección que sean necesarias, cualesquiera que ellas fueran, pero también puntualiza que ello no quiere decir que el mero acaecimiento de un accidente no implica necesariamente violación de medidas de seguridad, pero sí que las vulneraciones de los mandatos reglamentarios de seguridad han de implicar en todo caso aquella consecuencia, cuando el resultado lesivo se origine a causa de dichas infracciones.

El incumplimiento empresarial de la normativa de la Seguridad Social y prevención de riesgos laborales es susceptible de provocar consecuencias jurídicas dentro de la vertiente administrativa, civil y penal. Dentro de la vertiente administrativa, no sólo por los hechos tipificados como faltas, sujeta a los principios de legalidad, irretroactividad, tipicidad y proporcionalidad y «non bis in idem» sino que también existen otros tipos de compulsión económica sobre el patrimonio, especialmente el recargo de prestaciones por falta de medidas de Seguridad, así como la del recargo de primas de accidente de trabajo y enfermedades profesionales «ex» artículo 108 Ley General de la Seguridad Social a lo que cabe añadir la responsabilidad contractual por el incumplimiento de la normativa social.

El trabajador fallecido con categoría profesional de ebanista, oficial 2ª, trabajaba para una empresa de carpintería, contratada a su vez por un tercero para la realización de los trabajos de carpintería en un edificio en construcción.

El día del accidente, así como en los días previos, se encontraba trabajando en dicho edificio en su fase final.

La empresa tenía suscrito en la fecha del accidente Plan de Prevención de Riesgos Laborales.

En la fecha de ocurrir el accidente la obra se encontraba en fase de acabados con lo que disponía de escalera definitiva por la que poder subir y bajar los trabajadores a las distintas plantas del edificio.

El accidente se produjo, sobre las 19 horas, cuando el fallecido, pese al cartel existente en un montacargas y claramente visible indicaba 'PROHIBIDO TERMINANTEMENTE MONTAR PERSONAS' lo utilizó para subir al 4º piso donde estaba trabajando sin llevar material alguno, y al no parar en la 4ª planta y no funcionar el mecanismo de carrera superior la plataforma impactó contra la parte superior, a consecuencia de lo cual se rompieron los perrillos que sujetaban el cable de suspensión, no funcionando el sistema de paracaídas, desplomándose la plataforma junto con el trabajador al suelo y falleciendo este a consecuencia de la caída'.

Al igual que en los supuestos similares que resuelve el Tribunal Supremo, efectivamente se esta en el caso de apreciar la exclusiva culpa de la victima, por inobservancia del trabajador fallecido de la prohibición expresa y terminante y de forma visible, que contenía el montacargas, de su no uso por personas. Sin que se haya acreditado la existencia de tolerancia por parte de las empresas demandadas, por lo que se produce una quiebra del nexo causal, que hace que, en el supuesto concreto de autos, no solo sirva para moderar la responsabilidad por falta de medidas de seguridad, sino para exonerar de la misma, no estando ante un supuesto de concurrencia de culpas, sino de culpa exclusiva.

Conviene precisar que en cuanto a la concurrencia de culpa exclusiva de la victima, que se ha expuesto: Sentencia Tribunal Superior de Justicia Galicia (Sala de lo Social que: referida a que tratándose de culpa extracontractual -Art. 1902 CC - la conducta de la víctima pasa a un primer plano, en tanto que su posible negligencia pudo hacer incidencia en el desenlace lesivo, por lo que se considera jurisprudencialmente adecuado y acudir a la llamada «compensación de culpas», con razonable reducción -en caso extremos, anulación- del importe indemnizatorio e incluso -en casos extremos de negligencia del accidentado- su supresión.

Para llegar a tal resultado, la doctrina jurisprudencial, bajo el principio de la equidad, ha atendido a la experiencia y formación profesional del interesado, a la previsibilidad del riesgo de daño, a la observancia de las instrucciones recibida, a los mecanismos de seguridad puestos a disposición de la víctima y la conexión las funciones propias del trabajador y los cometidos realizados al acaecer el accidente.

Y la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo tiene declarado al respecto que no cabe apreciar culpa «in vigilando» o «in eligendo» de los demandados por hechos ajenos, excluyendo la responsabilidad del demandado o demandados en estos supuestos de culpa exclusiva de la víctima


VOLVER

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando SIN permitir el USO DE COOKIES, no dispondrá de las anteriores ventajas. Para permitir el uso de cookies pulsa el botón “ACEPTAR”. Puede obtener más información, en nuestra POLÍTICA DE COOKIES


Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro portal web, mejorar la seguridad y obtener una mayor eficacia y personalización de los servicios ofrecidos a los Usuarios. Si continúa navegando o pulsa el botón “ACEPTAR”, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

¿Desea que su navegador recuerde la decisión de declinar el uso de cookies?
Si decide que el sistema recuerde su preferencia, la cookie que almacena esta información quedará en su ordenador de forma permanente.