Cada 25 de noviembre, Fraternidad-Muprespa conmemora el Día Internacional de la eliminación de la Violencia contra la Mujer

Fraternidad-Muprespa: doce años de Planes de Igualdad para ayudar a las mujeres víctimas de violencia

General
Autor
Fraternidad-Muprespa

Hace veinte años la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó una resolución que designaba el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y ONG a tomar partido en este asunto y coordinar actividades cada año sobre esta fecha, de modo que toda la sociedad tome conciencia sobre su importancia. 

Fraternidad-Muprespa, al igual que ha hecho con otras campañas e iniciativas de importantísimo valor para el conjunto de la sociedad, refrenda esta iniciativa de la ONU, solidarios siempre con la conciencia social, pues en nuestro ADN, e incluso denominación, está el concepto "social". 

Las cifras son muy alarmantes y elocuentes. Hasta la fecha, solo dos de cada tres países han prohibido la violencia doméstica, mientras que en 37 estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 estados todavía no existe legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.

En España, en lo que va de año, 41 mujeres han sido asesinadas. Una, menor de 20 años, cuatro menores de 30 y diez menores de 40. Un total de 64.000 viven con protección, 400 mujeres están en riesgo alto y 13 en riesgo extremo de morir a manos de su expareja. Aquí puedes ver el material de sensibilización creado por el Ministerio de Igualdad.

Fraternidad-Muprespa, alineada estratégica y corporativamente en la lucha contra esta lacra, constituyó en 2008 su Comisión de Igualdad 

Dicha comisión puso en marcha el I Plan de Igualdad. Tanto éste como los posteriores, han contado siempre con la presencia de los representantes de los trabajadores y trabajadoras, estableciendo un marco de actuación para la equiparación de oportunidades. 

Tras la implantación mayoritaria de sus acciones y finalizada su vigencia, Fraternidad-Muprespa elaboró el II Plan de Igualdad, para el período 2015-2017. Actualmente vivimos nuestro III Plan, 2018-2020, que incluye un diagnóstico de la realidad actual teniendo en cuenta la situación de partida, hace ya doce años.

Y esta realidad es que Fraternidad-Muprespa ha adoptado medidas fehacientes y efectivas para que, por ejemplo, cuando una empleada acredita su condición de víctima de la violencia de género y necesita reducir su jornada, pueda hacerlo hasta en un 50% de uno a tres meses, percibiendo íntegro su salario.

Asimismo, también tienen prioridad en la concesión de traslado de centro de trabajo y en la concesión de préstamos, siempre que la causa que origine esta petición se derive directamente de intentar subsanar las consecuencias de situaciones de violencia. Además las ausencias o retrasos debidos a episodios de violencia de género, justificados por Servicios Sociales, Servicios Públicos de Salud o la Autoridad competente, no serán susceptibles de sanción o valoración negativa en el informe de evaluación del desempeño de la empleada. 

Es nuestra forma de contribuir a la igualdad y al compromiso en la erradicación de esta lacra. Toda la sociedad y los individuos que la componen tienen derecho, por el mero hecho de existir, a vivir en una sociedad con capacidad de acción y reacción ante las injusticias y la vulnerabilidad. Por eso, Fraternidad-Muprespa dice (y dirá) NO a la violencia contra las mujeres.