Natalia Fdez. Laviada describe en la Universidad de Granada la importancia del liderazgo saludable

Natalia Fdez. Laviada describe en la Universidad de Granada la importancia del liderazgo saludable

Participación
Autor
Fraternidad-Muprespa

Fraternidad-MuprespaMutua Colaboradora con la Seguridad Social, participó este jueves en un encuentro organizado por la Dirección de Emprendimiento de la Universidad de Granada, que se realizó en el Centro de Emprendimiento del centro docente. Este curso  el programa se ha integrado con las acciones del programa UNIVERGEM, que está financiado por el Instituto Andaluz de la Mujer de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación.

La jornada, incluida en los talleres del Programa Business Skills, y de mujer emprendedora tiene por objetivo mejorar competencias y conocimientos para gestionar proyectos de emprendimiento.

Natalia Fdez. Laviada, subdirectora general de Prevención, Calidad y Comunicación de la Mutua, impartió el taller “Kriptonitas del liderazgo saludable”, en el que analizó el imprescindible papel del liderazgo en la promoción del bienestar y la salud organizacional y laboral a nivel individual y colectivo. En su ponencia defendió la necesidad de prestar especial atención a los factores psicosociales, a diversos roles de liderazgo y a cualidades individuales. ”El líder en materia de bienestar laboral ha de potenciar este liderazgo en su entorno porque en un mundo global, dinámico y cambiante, se necesita una nueva forma de liderar más sana que la que estilamos”, afirmó al comienzo de su intervención.

Fdez. Laviada definió que liderar es la habilidad que poseen algunas personas para dirigir e influenciar el comportamiento de otras muy diversas hacia un objetivo. “Los líderes deben ser valientes, ejemplares, sinceros, éticos, coherentes, impulsores del cambio que necesita la sociedad en general y nuestras empresas en particular” destacó, a través del paralelismo entre la capacidad de liderazgo y los poderes de los superhéroes. “Pero no hay superhéroe sin su particular debilidad, sin su particular kryptonita”, entendida como el elemento que impide el triunfo en el ejercicio del liderazgo.

La subdirectora de Fraternidad-Muprespa describió los siguientes:

El líder narcisista: que se apropia de los éxitos y prefiere rodearse de personas anodinas que se limiten a asentir cada gesto o idea del jefe. Su versión positiva sería el líder generoso que fomenta el desarrollo de su equipo, sabe gestionar la diversidad y valora positivamente las opiniones divergentes.

El líder estresado: que quiere abarcar mucho más de lo que puede. El 51% de los trabajadores europeos consideran el estrés algo habitual en su trabajo y una cuarta parte dicen soportarlo en un alto grado durante gran parte del día: “El cero estrés no existe pero la clave está en encontrar el equilibrio entre el bienestar mental y el entorno laboral”.

El líder triste: España es uno de los países donde más antidepresivos y ansiolíticos se consumen: un 5,5% de los españoles los toma. Cada día se suicidan 11 personas en España y el debate sobre la salud mental ocupa un lugar predominante en la sociedad. Las víctimas se quejan de los problemas, los líderes buscan soluciones y es propio de ellos saber manejar la incertidumbre de forma adecuada.

El líder incoherente: que provoca desconcierto por la falta de concordancia entre lo que dice y lo que hace. Cuando esto sucede, la confianza del equipo decae y también su credibilidad. Es fiel a sí mismo, no crea falsas expectativas y hace de la sinceridad su bandera porque eso le hace empatizar más y comunicar mejor.

El líder solitario: que prefiere actuar por su cuenta antes que en equipo. No trabajan la influencia o la capacidad de persuadir. Su opuesto sería el líder grupal, que basa su fuerza en la suma del trabajo del equipo, consiguiendo un compromiso activo, fiel y constante.

En conclusión, un líder saludable es quien con empatía e inteligencia emocional sabe:

  • centrarse en la persona, con palabras y con acciones
  • controlar el estrés propio y ajeno transformándolo en energía
  • ser transparente y adaptarse al cambio
  • tener un enfoque coherente que sostenga su estrategia de mejora
  • ser una presencia auténtica de mejora que no actúa solo sino en red
  • actuar sin límites, rompiendo fronteras y buscando alianzas

También en el taller se habló de diversidad, conciliación, equidad, igualdad, barreras propias y ajenas de la mujer trabajadora y liderazgo con “managament femenino”.

¿Te ha resultado útil este contenido?
(reset)
¡Gracias por su voto!

Puntos: 2